Rayos de los arcos de soldadura

By | 10 mayo, 2014

Es esencial que sus ojos estén protegidos contra la exposición a la radiación. Es bien conocido que la radiación infrarroja causa quemaduras de la retina y cataratas. E incluso una exposición breve a la radiación ultravioleta (UV) puede provocar una quemadura ocular conocida como ‘resplandor del soldador’ (’welder’s flash’). Si bien esta afección no es siempre evidente hasta varias horas después de la exposición, causa un extremo malestar y puede originar hinchazón, secreción de líquido y ceguera temporaria.

 

DSC04026

 

 

Normalmente el ‘resplandor del soldador’ es temporario, pero la exposición repetida o prolongada puede culminar en lesiones oculares permanentes.
Aparte de la sencilla regla de no mirar un arco, la medida preventiva principal que usted puede tomar es usar en su máscara el lente con el tono correcto. Para ver los números de tonos de lente recomendados para los diversos procesos de soldadura por arco.

La regla general es elegir un filtro que sea demasiado oscuro como para ver el arco, y luego pasar a tonos más claros, pero sin caer por debajo de la especificación mínima. Los filtros están marcados según el fabricante y el número de tono; la variedad resistente al impacto está marcada con una ‘H’.

Las máscaras y los protectores faciales manuales  ofrecen el sombreado más completo contra la radiación del arco. El lente tonalizado se desliza en una ventana que está en el frente del protector, de modo que puede extraerse y reemplazarse con facilidad.
Los protectores están hechos de plástico duro o fibra de vidrio para proteger su cabeza, cara, oídos y cuello contra el choque eléctrico, calor, chispas y llamas. Usted debe usar también gafas de seguridad con protectores laterales o antiparras, para proteger sus ojos de las partículas que se desplazan por el aire.

La luz visible puede ser también dañina, pero es fácil decir si la luz es peligrosa: si hace daño mirarla, significa que es demasiado brillante. Lo mismo vale para la radiación infrarroja: normalmente puede sentirse como calor. Sin embargo, no existe una forma real de que usted sepa si se está sobreexponiendo a la radiación UV; por eso, simplemente no se arriesgue:
use siempre protección ocular .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *